Todos estamos solos a veces.

Estar solo es parte de las condiciones necesarias de ser humano. Es la constante memoria de un posible porsiempre lo que hace que se transforme en algo incorrecto la sonrisa ensayada que ofreces para asegurarles que todo marcha bien, pero que sabes que nunca va a estarlo.

Ese porsiempre es la horrible envidia que me tengo que forzar a pasar cuando confundo una pareja feliz en las fotos con ustedes, cuando los escucho reír. O hasta pelear.

Hay una idea de que los hombres pensamos en sexo todo el tiempo. Quizá sea verdad en otros, pero yo siento que cada vez lo es menos. Después de un tiempo dejas de fantasear de la forma que otras personas suelen hacerlo. Claro, lo puedo concebir abstractamente, viendo un performance estilizado en imágenes, en privado, mientras uso la mano para terminar sin alegría una sombra de esa necesidad biológica, pero lo que antes era protagonismo es ahora de manera enfermiza la proyección de un acto ajeno.

Porque si intento imaginar los actos y detalles de una mujer desnuda en una fantasía, todo se derrumba hacia lo absurdo si llego a querer intervenir. Llega la conciencia, imposible de ignorar, de que no existen circunstancias en las que yo pueda participar.

Eventualmente me di cuenta que ni siquiera vale molestarse en construir esas imágenes, solo para verlas desvanecerse. Así que objetizo todo, enfocándome en escenas sencillas y banales. Rasco en el fondo de los recuerdos para hallar memorias del roce de una mano femenina junto a la mía. Estupideces cotidianas como ver películas sentados juntos, platicar sobe espadas con alguien que tenga paciencia, aunque lo que diga le importe un carajo.

Y llego a otro obstáculo: ella debe de mantenerse vagamente definida en mi  mente, porque si la proyecto con claridad, su realismo me lleva a asumir que la terminaría hartando, la dejaría gastada.

Then you realize that you’re fantasizing about a comic version of yourself for an undefined feminine projection, and you realize that even the part of you that creates these images doesn’t want to be with you and can’t imagine anyone who might.

Lo que queda es una bodega mental repleta de insatisfacciones y arrepentimientos, una donde siempre puedo atascar más. De cuando en cuando me pongo a sumar el tiempo que llevará perder peso, arreglarme los dientes, aprender a manejar, terminar alguna de las carreras que empecé y de las cuáles nunca logré tiularme, y me doy cuenta que la suma de todo esto  es un número muy grande. Todos nos queremos contemplar como si eternamente tuvéramos veintidos, pero en algún punto nos vemos obligados a admitir que en realidad son treinta y seis; que la mitad de mi vida ya pasó, y que lo que resta no suele ser la parte en la que la gente aprende a descifrar cómo funciona esto de las citas y el romance.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Cosas ridículas que escribía

Quisiera hacer públicas todas las cosas ingenuas que pienso de tí.
Decir sin miedo que me pareciste preciosa mucho antes de saber tu nombre; que cada vez que caía borracho al amor y al erotismo por entregas eras lo primero que venía en mente, aun supiera lo mucho que no te convengo. Quisiera, que no tuviera que esconderlo tras mensajes entre líneas, tras palabras rebuscadas. Quisiera desprenderme de todas las malas costumbres que me destruyen, para mí nunca fue cualquier cosa.
Love will tear us apart.
Once is over, you are destroyed with it.
Recuerdo que pude alegrarme una vez al encontrar relaciones entre cada canción y tú.

intenté dibujarte, soñé enviarte cien poemas. Notas infantiles, anónimas… ¿Qué haces? ¿Dónde estás? No sé ni siquiera si soy tu amigo, no sé si merece la pena saberlo. ¿Sabes? Tal vez todo sea un deseo vehemente, un antojo; una tonta fantasía más de mi necedad.

Un deseo que la soledad que me invade no rechaza… y un temor que después de cinco años aún me consume.

 

Alguna vez te reíste conmigo, y hacerte reír se convirtió en prioridad. Y ahora no puedo dormir, ni hacerte reír…
¿De qué me sirve repetir neciamente que te he deseado? Me da asco. No quiero y busco a la vez un cariño provocado por lástima.
Asumo la culpa, medio en broma, medio en serio, esa vergüenza secreta de haberme atrevido a pretender ser tu amigo cuando secretamente aspiraba algo más.
quiero que me recuerdes, cuando necesito que olvides que fueras menos ideal, no necesitar quererte que esa infatuación se desbarate en piedra. Porque se supone que nadie es indispensable. Siempre estabas ahí. yo siempre lo supe. Ahora me da miedo el estar conciente que con el tiempo voy a olvidarlo de nuevo.
But the world is still burned. Its over, and all I can do is hope to rebuild myself.
la fantasía de tus labios mixtos; en tu lacio cabello de sol, en tu risa – que algo tarde comprendí nunca me correspondería. Te diré “Ignórame” enfrascado en el influjo de la luna y del café.
Y si de nuevo llega el día que cepillé mis ojos con esquirlas de cristal cuando busque fotos de la curva de tu ceja, cuando sienta que me vuelvo loco por las ganas de ver los tonos de tu piel, los misterios de tu seriedad y esos resbalones en la voz fruta, escapando difíciles de tu perfecta garganta, de tu imperfecta nariz, tan adorable, que me segurán hipnotizando:

I apologize.
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Te extrañaba tanto… (Publicado el marzo 22, 2006)

Solo cambiaría lo de los cigarros. Hace cinco años que no fumo.

Re NE.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ver la entrada original

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Este blog es casi un secreto

porque olvido escribir en él.

hace un momento estaba leyendo, y recordando.

Y me topé con ese post que dice:

Pero soy inestable y violento, infantil y amargo.   Ya te lo he dicho muchas veces, directa e indirectamente discúlpame por ser incómodo.

Con sinceridad quiero pero no puedo, no me acuerdo a quién pretendía dirigir esos pensamientos… se que para quien pensaba platónicamente en esos tiempos nunca escribí nada, porque pensaba que tal vez me leería y que yo no era digno.

Que patéticamente pinche Emo era.😄

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Dueles

Me dueles. Cuando me niegas tu amor así me dueles.

Me dueles cuando sientes más a aquellos que te olvidaron, humillaron y rechazaron. A aquellos que no te esperaron. A los que con tanta facilidad te aceptarían para un acostón porque con la misma facilidad pueden cambiarte, pueden dejarte.

Me lastimas cuando sientes más su ausencia que mi presencia.

Yo se que a pesar de que te han hecho y te siguen haciendo daño, del daño que nos hacen y en un grado mucho menor que me hacen a mi…  se que saldrás adelante.

Entiendo que esto es un proceso, que no se trata de olvidar, que no se trata de editar tu mente y tu historia… que es algo que no se puede dar de inmediato.

Pero estás dividida. Una parte conmigo: Las otras… tus anclas a un pasado doloroso, tu Horcruxes. Dividida entre revivir con ellos, comedores de ilusión, devoradores de inocencia, la esperanza. Yo te brindo una esperanza nueva… no la misma que perdiste, quizá demasiado ajena y diferente.

Y quiero-te,  amo-te entera. Quiero que me veas de la forma que yo te siento, sin alternativas. Que no haya un plan B. Que por tu libre voluntad entiendas lo que yo entendí con miedo: Que no quiero otra.

Hoy quería gritarte que me ames, tomarte del cabello y clavando mis ojos en los tuyos exigirte que te entregues, tonta entera y ciegamente, como lo he venido haciendo. Quiero fidelidad y correspondencia.

Hoy quise exigirte. Quise revelarte que dentro de mi respeto y mi paciencia, dentro de mi cariño y mi disposición a ser racional me muero ahogado en gritos.

No puedo

-ni espero-
controlar lo que sientes.

Y si pudiera, no lo haría.

Pero me sentiría tan tentado…

Me dueles. Me lastimas. Me deshonras y me desprecias. Tu amor entregado en fragmentos me desola. Tu sonrisa que seduce sin exclusividad me derrumba.

Hoy duermo queriéndote, me largo a la cama con deseos de  llorarte.

Y tengo miedo de dormir porque de nuevo mis ojos están secos.

Publicado en Poesía | Deja un comentario

¿sería muy naco, kitsch y mal gusto de mi parte dedicarte una canción de Coda?

y aún te amo,
y aún te extraño,
los días sin ti
son como morir
aún te amo

¿Donde estás? no quiero perderte
no yo, no se si piensas en mi
como yo en ti,Oh me haces tanta falta,
me invade el orgullo si me siento asi
si eres gran parte de mi
donde supones que debo ocultar
el dolor que llevo aquí…
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

malísimo

Invisible y perpleja
en el lado oscuro
que a muchos grados llama
el ser dominante que duerme en ti
y no se larga.

Mentiras silenciosas
como diminutas ondas de luz y calor
temblando un poco, intentando tocar la herida
a tantos grados internos, prolongando los momentos de frenarse.

Eso que quieres encontrar puede estar roto,
lo sostuviste, cerraste y ahora es inalcanzable.

¿Cambiarías por siempre la verdad por aliviar el dolor?
iluminando la ventana donde cada mes
se tiñen tus pieles de azul.

La semilla estremece un poco
el daño de los labios y
cae en la noche
como yo, rechazando la verdad.

Aunque es importante la distancia
crees sentir ese temblor
pudo haberse roto
lo cerraste y ahora es inalcanzable.

Como un laberinto sin salida
¿Quién jala el gatillo?

Aunque no te pueda ver
y te llame invisible
a tantos grados, dentro, se extiende el fin.

Mentiras, mentiras, mentiras y verdades
comparado con alguien como yo, incapaz de buscar en los hechos
que caen
creo que es importante
sentir ese temblor extenso
lo que cerraste y puede se haya roto.

Tus mentiras y verdades no son evidentes
al caer la noche
invisibles
ante la noche.

Publicado en Poesía | Deja un comentario